Ganamos el premio Accenture a la innovación

Accenture nos reconoce como innovadores

El pasado 20 de junio, la Fundación Materialización 3D recibió el premio Accenture  a la innovación en responsabilidad social (4 edición). Los jurados privilegiaron esta propuesta sobre las de grandes empresas colombianas como Ecopetrol, Grupo Bolívar, ISA y EPM.

Desde octubre de 2017, la Fundación realizó su inscripción para concursar por el premio Accenture (cuarta edición), este premio “es un reconocimiento otorgado por importantes líderes de diferentes sectores y por el público, a los conceptos más innovadores a nivel empresarial en el país, fomentando la generación de conocimiento y de mejores prácticas en esta temática.”

Luego de pasar varios procesos de preselección los jurados “entre los que se encuentran líderes de grandes organizaciones, gobierno, academia e  investigación” eligieron la propuesta que presentó M3D.

M3D propuso ante el jurado su iniciativa Inclusión inversa, que busca empoderar a la población vulnerable -principalmente la población en condición de discapacidad- haciendo que ellos se apropien del conocimiento y de las tecnologías disruptivas para transformarlos y personalizarlos de acuerdo con la necesidad particular que tienen. Para llevar a cabo este proyecto creamos varias iniciativas como los InclusionLabHazlo tú mismo  donde se ponen en práctica las metodologías de aprendizaje que hemos desarrollado para que el conocimiento especializado sea aprehendido por población sin importar su nivel de formación.

Con este reconocimiento que hace Accenture la Fundación ratifica la importancia de su modelo de apropiación social del conocimiento donde los protagonistas no son los expertos sino las personas que quieren dar solución a sus necesidades básicas en lo individual o en su comunidad. Es por esto que el trabajo colaborativo, con su esquema no piramidal, permite una mejor convergencia entre la información, el conocimiento y el saber para dar resultados que realmente impactan en la sociedad.

Por último, y no menos importante, se debe destacar que la posibilidad de lograr grandes innovaciones va de la mano con la mezcla de los diferentes roles que juegan las personas que hacen parte de la Fundación.

Esta es una iniciativa hecha por humanos, para humanos.

Si alguien puede controlar lo que aprendes, no es aprendizaje sino programación

(David Teslal)

KIT de materiales para fabricación de prótesis

La Fundación Materialización 3D (FM3D) desde 2014 ha trabajado en compañía de la comunidad académica y voluntarios con el fin de actualizar sus procesos y validar científicamente los resultados de sus proyectos para ser coherentes con nuestro compromiso ético con la población objeto. En este contexto decidimos desarrollar una práctica en Psicología de la salud con el fin de estructurar un programa de acompañamiento para la población con diversidad funcional y sus familias. En el desarrollo del proceso de investigación se evidenciaron algunos puntos que nos permitieron actuar oportunamente y reestructurar el programa de donación de prótesis que habíamos hecho en los dos años anteriores al estudio.

En los resultados del dicho estudio, hecho bajo entrevistas semiestructuradas, se evidenció que muchas de las prótesis entregadas no se utilizan por ser en algunos casos vistas “como un juguete” y no como un elemento de rehabilitación o porque no se entienden los alcances de este tipo de soluciones protésicas; también se demuestra que el proceso de rehabilitación no tiene un protocolo aprobado por la comunidad científica y que esto requiere de un estudio clínico que evidencie los alcances ergonómicos del uso de estos elementos.

Con lo anterior la Fundación decidió establecer una alianza con la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud (FUCS) para comenzar un estudio que arroje la construcción de protocolos y otras recomendaciones desde la fisiatría y fisioterapia para el uso de dichos elementos protésicos. Este estudio se encuentra en la primera etapa y se espera tener los primeros resultados en diferentes fases para 2018 y 2019.

Por este motivo y con la potestad de ser la comunidad más antigua en la elaboración de este tipo de elementos protésicos de Colombia, consideramos imperante comunicar a la comunidad en general las siguientes decisiones y recomendaciones:

  1. No continuaremos fabricando prótesis mecánicas para antebrazo porque queremos evitar que al hacer los movimientos que se necesitan para que su mecanismo se active para los beneficiarios “exista un riesgo de realizar un esfuerzo físico máximo que pueda llegar al límite de fatiga y comprometer la funcionalidad del paciente sobrepasando su marco natural, al punto de llevarlo a la compensación”. Nuestra labor será avanzar en el estudio que estamos adelantando con la FUCS y así garantizar la correcta rehabilitación de las personas que utilicen las prótesis de bajo costo.
  2. La Fundación continuará investigando en el desarrollo de prótesis robóticas de bajo costo (que no requieren un esfuerzo adicional del sistema locomotor para su funcionamiento) cuyos beneficiarios las recibirán a modo de prototipo, esta labor se continuará haciendo con el acompañamiento de profesionales de Ciencias de la Salud, psicología e ingenierías.
  3. La Fundación, como rezan sus estatutos, se establece dentro de la filosofía Hazlo tú mismo y Hazlo con otros (DIY – DIT) que busca generar conocimiento, y transferirlo procurando su libre circulación, por lo que rechazamos todo tipo de patentes y de usos comerciales que impidan la correcta apropiación social del conocimiento de los productos y conocimiento desarrollado por esta y otras iniciativas nacionales e internacionales.
  4. Desde 2017 FM3D acompaña activamente a los beneficiarios que quieran fabricar sus propios elementos protésicos, este acompañamiento implica: asesoría constante en tiempo real por parte del equipo humano interdisciplinar y la donación de los materiales para la elaboración de las prótesis. Apoyamos este tipo de fabricación para acercar a la población en condición de discapacidad o vulnerabilidad a las tecnologías emergentes, teniendo como principal objetivo la apropiación social del conocimiento.
  5. Al ser la primera Fundación que donó prótesis elaboradas con impresión 3D, y con la experiencia anteriormente mencionada, llamamos a la comunidad en general, beneficiarios y donadores que quieran adquirir o apoyar esta iniciativa en Bogotá o otras partes del país a no pagar por estas prótesis un costo superior a lo que se indica en la tabla 1 y que corresponde exclusivamente al material, ya que los costos por mano de obra u otro tipo de reconocimientos no son aplicables a este tipo de innovaciones que tuvieron su origen bajo licencias creative commons  así   y cuyo objetivo es que la población que más lo necesita las pueda utilizar. Para establecer estos valores hemos tomado como ejemplo red enable que desarrolla un proyecto semejante. Nuestro interés es evitar que personas inescrupulosas comercialicen o establezcan un valor adicional sobre este bien que pertence a de todos.
  6. Sabemos que el costo de una prótesis comercial es muy elevado y que, además del elemento protésico, el beneficiario debe tener un acompañamiento multidisciplinar que también le genera un costo; por esto mismo creemos que la gran diferencia que tenemos frente al modo comercial es que las personas que desarrollan nuestros elementos lo hacen de manera voluntaria donando su trabajo y conocimiento, y que si estimáramos monetariamente sus aportes el valor real sería superior al de la producción en serie o una terapia del servicio de salud.  Queremos que la comunidad sea conciente que lo que hacemos la Fundación y sus alidos no tiene un valor comercial porque la personalización y funcionalidad de los elementos, más el acompañamiento multidisciplinar no lo medimos por temas de rentabilidad sino porque se puedan cerrar brechas sociales y culturales.

Tabla 1

Kit DIY (elementos protésicos)*

Valor

Mano mecánica 25 USD ( setenta mil pesos colombianos)
Antebrazo mecánico 40 USD (ciento veinte mil pesos colombianos)
Antebrazo mioeléctrica 200 USD (seiscientos mil pesos colombianos)
Brazo mioeléctrica con codo y socket 350 USD  (un millón de pesos colombianos)

*El trabajo interdisciplinario para el diseño, fabricación y rehabilitación de estos

elementos se hace con voluntarios ad honorem

Queremos reiterar que todo nuestro esfuerzo se enfoca en que el acceso a la ciencia y la tecnología continúe siendo un derecho que mejore la condición de vida en áreas como salud, educación y medio ambiente, por lo que rechazamos todo tipo de patentes, restricciones o cualquier obstrucción comercial o de lucro que empresas del sector privado o proyectos particulares han comenzado a realizar corrompiendo la esencia de la impresión 3D de prótesis y que existe en la comunidad mundial desde 2011 y de Colombia desde 2014; alentamos a toda la comunidad a actuar activamente para que el acceso libre continúe beneficiando a más personas y a buscar medidas jurídicas y comunitarias que eviten el aprovechamiento individual o corporativo de este conocimiento.

Para finalizar extendemos nuestra invitación para que todos los que quieran aprender sobre este movimiento mundial nos visiten y consulten para ahondar más en los proyectos que creemos pueden realmente beneficiar a la población en condición de discapacidad y vulnerabilidad.

Estaremos atentos a responder sus inquietudes y ampliar la información que se requiera.

Eso que llaman Do it yourself

[siteorigin_widget class=”WP_Widget_Media_Video”][/siteorigin_widget]
Hemos escuchado esa frase en inglés  Do it yourself  (DIY) que nos resulta un poco confusa y desacontextualizada. Sin embargo, esta expresión envuelve una tendencia que busca que hagamos todo por nuestra cuenta. Fabricar, recuperar, transformar son palabras comunes entre las personas que han decidido ser parte de la filosofía del DIY que, además de los múltiples beneficios que implica hacer las cosas tú mismo, mejoran su economía personal.

Cuando apropiamos el conocimiento hacemos que todos sea asequible, en esos momentos no hay límites. El DIY hace posible lo que antes creíamos irrealizable.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre lo que antes hacían nuestros abuelos (los cacharreros) y los Makers? El acceso a la información y la tendencia que muchos expertos están acogiendo para compartir todas las innovaciones tecnológicas y de innovación.

M3D es una de tantas iniciativas que sirve como puente para que aquellos investigadores y profesionales, que comparten su conocimiento, lo compartan con la comunidad para poner en acción soluciones que mejoran su calidad de vida.

 

Popayán, un ejemplo de integración

Prótesis robótica en Popayán (Cauca, Colombia)

Luis se capacita junto a estudiantes y voluntarios de las fundaciónes CoreLab y M3D para fabricar su propia prótesis robótica.

 

Crear una red de apoyo y colaboración no es fácil, tampoco lograr que se construya confianza en que se puede hacer mucho más cuando compartes y trabajas en un sentido colaborativo; sin embargo, la Fundación M3D este año se empeñó en creer en que esa es la mejor manera de lograr su objetivo y razón de ser. Nuestra convocatoria de inicios de año dio como resultado una alianza con la Fundación CoreLab, dirigida por Darwin y Adriana, dos profesionales que han entendido que el lugar en el que están (Cauca, Colombia) tiene una importancia crucial para el país por los momentos históricos que vivimos, y gracias a esto han querido servir a su comunidad.

Tras meses de preparación, de trabajo y de mucha paciencia logramos unir esfuerzo económicos y huamanos para desarrollar allí, en Popayán, las primeras prótesis impresas en 3D; y más aún una prótesis robótica fabricada en cojunto con voluntarios y estudiantes de Bogotá y Popayán. Como siempre lo decimos “no queremos dar y generar una dependencia de las personas que tienen esta necesidad, queremos que ellas sean autónomas, que conozcan y tengan poder de decisión“.

Esta historia nos inspira y nos invita a continuar, poco, lento, piano (como dicen los italianos) pero seguros de que cada granito de arena es parte de esta nueva oportunidad que tenemos para dar, compartir y crear comunidades que aporten no solo a Colombia sino al resto del mundo.

Luis, el beneficiario de la primera prótesis robótica de Popayán, ahora comprende el mundo de la impresión 3D y sugiere modificaciones para personalizar su prótesis. Mira un poco del proceso de fabricación de su prótesis en la galería de imágenes.